Maldito cigarrillo

Escrito el 5 de mayo de 2010 en un momento de preocupación ante la adicción de cierta chica por el cigarrillo y el paso a un segundo plano de nuestro intento de relación. Nota rescatada de otro montón que se esconden entre mis publicaciones en Facebook.


¿Por qué no apagas el cigarrillo? Tanto humo no me deja ver tu cara y para mí sería más que un agobiante castigo tener que privarme de tu fastuosa belleza. Tu perfume ya no es lo mismo cuando se confunde entre la bruma que expide tu boca y tu piel evidentemente ha dejado de ser tan tersa desde que tus poros respiran nicotina.

He pensado que mi gusto por tu compañía, ha quedado relegado en algún rincón de un vago recuerdo a tu lado, cuando no te habías entregado y aún yo era más importante que tu nuevo compañero, la necesidad de besar sus viciantes labios de algodón y respirar ese aliento que ahora te tiene cautiva.

Te entregaste por completo, parece que ya no disfrutas de mi tiempo y siento profundamente ya no hacer parte de tus planes (y que prefieras fumar esa porquería en lugar de estar conmigo). Odio el cigarrillo.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s