Sobre cómo tejer una campaña de expectativa navideña

A propósito de las festividades y de regalos, les voy a explicar lo que fue alguna de mis ocurrencias y cómo ser un verdadero ‘troll‘ navideño; creo que quienes me conocen saben que toda mi vida he sido exageradamente malo para dar regalos y que por lo general tiendo a preferir los detalles porque esos se implantan en la memoria. No acostumbro a desquitarme por los malos ratos que algunas personas me hacen pasar, pero más que eso, a veces se me ocurren ideas perversamente divertidas para impartir lecciones y garantizarme que las aprendan de por vida; si usted se llama Stephany, odia a morir su segundo nombre y su apellido proviene de lejanas tierras europeas, no me odie, lo que a continuación voy a relatar, fue una muestra genuina de mi más profundo aprecio y ese deseo de perpetuar un detalle por el resto de su vida.

Hace unos cuantos años tuve el placer de conocer a una linda chica europea, con quien ciertamente me vi envuelto en conversaciones cuyo objeto era considerar la posibilidad de formalizar alguna relación entre los dos. Finalmente los diálogos no permitieron llegar a un mutuo acuerdo y cada uno siguió su camino.

Durante el tiempo que estuvimos saliendo informalmente, justamente en época navideña del año 2010, a su familia y a algunas amistades que teníamos en común, se les ocurrió la maravillosa idea de jugar al amigo secreto, con lo que estuve de acuerdo inmediatamente, pues fui iluminado por una idea que me ofrecía la posibilidad de desquitarme con esta chica por su indiferencia eventual. El asunto estaba ahora en ser lo suficientemente suertudo como para que el destino me permitiera ser quien tuviera la misión de premiarle su espera por el regalo hasta el día que acordáramos para las entregas. Finalmente todos accedimos a jugar y como fecha para el gran regalo, nos decidimos por el 24 de diciembre.

Como han de imaginarse, posterior a tal sorteo la suerte no estuvo de mi lado y después de hacer labores de inteligencia hasta averiguar a quién le correspondía la susodicha, la misión fue adoptar la posición de alguien que está dispuesto a sacrificar ciertas cosas con el afán de alcanzar su objetivo. Convencer a uno de sus hermanos a quien le correspondía encargarse de su regalo no fue realmente fácil y aunque quizá ahora no sea prudente mencionarlo, creo que tales sucesos fácilmente pueden darme mucho tema para una nueva historia que quizá algún día les relataré.

Gift2

Llegado el día definitivo, nos reunimos alrededor del árbol de navidad en la casa de uno de sus primos. Aquel espacio fue propicio para unas cuantas pequeñas bromas entre el grupo, lo que definitivamente fue preparando la escena para “el gran regalo” que yo le tenía a esta chica.

Bueno, llegado mi turno y después de dar suficientes pistas como para que adivinaran de quién se trataba, le entregué mi regalo. Recuerdo claramente que en su rostro se dibujaba una sonrisa y se evidenciaba que la invadía la curiosidad, seguramente esperando de mi parte algo así como el regalo de la historia. Rápidamente y tras romper el papel con que envolví la caja donde empaqué mi presente, aquella chica cambió su expresión y después de mirarme con cara de querer

matarme, arrojó la caja encima o mientras todos reían de no saber yo qué pretendía con este regalo.

Para no extender más mi relato y no aburrirlos, queridos lectores, en esa caja estaba el pie izquierdo de un par de sandalias. En cuanto al derecho, esa es otra historia que elaboré muy bien y que llevé a cabo tiempo después. Bien, esta es el relato de cómo Alejandro se pasa de gracioso y de cómo tejer una verdadera campaña de expectativa que lleve a la contraparte a preguntarse repetidamente qué pretendes con lo que te propusiste.

Ah, claro, la sandalia derecha fue mi regalo en la navidad de 2011, tiempo después de dejar de salir con ella y de haber iniciado una amistad. Debo decirles que me gané un buen golpe nuevamente, pero al cabo de unos minutos nos invadió la risa y por fin pude justificar el objeto de mi regalo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s