Tinta, cafeína y rock n’ roll

Así fue como consumimos las botellas, mientras hablábamos de lo que sería nuestro encuentro la próxima vez que al destino le diera la jodida gana de volver a juntarnos. Te escuchaba y escribía casi al tiempo en que pasaba los tragos de aquella botella de Jägermeister que compramos en ese viaje que hicimos por Europa; digitaba y recordaba el memorable instante en que nuestras bocas se rozaron por primera vez y no apartaba de mi cabeza ese Love me two times, baby, love me twice today¹ de Morrison, mientras pensaba que mis días en aquel entonces tenían el sabor de la dulce melaza de tus labios, el herbáceo sabor de cada copa de esta botella y los recuerdos de todos los momentos juntos allí bajo las palmas que fueron cómplices de esa magia que entre los dos fluyó.

El viaje nunca fue fácil, la vida se encargó de arruinarme los planes a tu lado pero en mi cabeza sólo resonaba The show must go on, the show must go on² y me animaba a emprender el camino de la salvaje lucha que debería afrontar en adelante.

Música, lugares oscuros, licor, pensamientos y mucha reflexión que a la larga únicamente conseguía llevarme a todo recuerdo tuyo. Dos intentos de darle fin a esto que ya no tenía sentido para mí, un corte transversal en cada una de las muñecas, charcos de sangre, vista borrosa y… ¡Mierda! Desperté en una fría camilla, al parecer fui demasiado considerado conmigo mismo como para no atravesarme todas las venas de un sólo tajo.

LSD1

Te fuiste y sin ti ya nada tenía sentido. Sin ti los paseos por la playa jamás volvieron a ser lo mismo; extraño sentir la arena bajo mis pies cuando caminábamos viendo el atardecer de un sol que se ahogaba lentamente en el fondo del mar mientras esperaba poder algún día acariciar a su compañera, la luna. Extraño tus besos, nena, tu mirada y cómo me penetrabas con ella hasta el más profundo de mis pensamientos al ritmo de So If you want to love me, then darlin’ don’t refrain³ y de cómo se me congelaba hasta el último pedacito de cada uno de mis huesos de saber que ahora querías caminar lejos de mis intenciones de hacerte feliz.

Cafeína, nicotina, insomnio, papel, tinta, más letras y el desconsuelo de sentirte una vez más lejos de mis anhelos; un segundo intento de perderme en un viaje de alcohol, una botella de J&B que guardé por años esperando que algún día me acompañara a escribir mis tristes penas, por algún motivo sabía que ese momento habría de llegar. Tristezas, whiskey, nicotina, más oscuridad, resaca y de fondo ese Bright are the stars that shine, dark is the sky, I know this love of mine will never die en la maldita voz de ese Lennon que siempre odié. Canuto, ¡maldita sea!, ya te dije que dejaras de ladrar o te metería de cabeza al sanitario.

Oh, sí, no les había contado que tengo un perro adicto a la marihuana. Algún día le pregunté el por qué de su vicio y de una forma tajante me respondió que su papá era jíbaro y eso lo fue sumergiendo en ese mundo hasta que cayó. Black Dog y aquel Need a woman gonna hold my hand, and tell me no lies, make me a happy man de Led Zeppelin, al tiempo que veo cómo Canuto le hace honor a su nombre mientras aspira el humo verde de la hierba consumida repitiendo ese ‘plom, plom, plom’ casi como si invocara a algún ente rasta para que le ayudara a tener un mejor viaje. Recuerdo que en medio de su traba aquel turista sideral me preguntó “¿Tú qué le cambiarías a Mar?” y le comenté “Amaría que me mirara como antes, amaría que me besara apasionadamente ahora y amaría que sonriera después”. Ese momento fue como confrontarme con lo maravillosos que hasta ese momento habían sido nuestros recuerdos.

Insomnio, Canuto, ladridos, dinero, marihuana, plom, plom, plom, ¡mierda, me estoy ahogando! De nuevo papel, tinta, pensamientos, letras y cafeína. ¡Carajo!, otra vez se me regó el café sobre lo que te escribía.

LSD2

Aquí vamos de nuevo… Alguna vez fuimos uno, nena, y sé que aún no es el fin de nuestra historia, todavía nos queda empezar a escribir nuestro presente, el mismo que intentó desvanecerse entre las inseguridades de nuestros pasados, aún nos quedan muchas canciones por escuchar y cientos de botellas por consumir… Sólo faltas tú para que me acompañes a sonreir. La lucha no fue fácil, pero sé que entiendes que fue la muestra de todos los valientes y salvajes sacrificios que hice por volver a tenerte. Tardaste, pero abordaste el tren correcto, el que te traía directo a mis manos y que ahora me alegra al escuchar Last night a little dancer came dancin´ to my door, Last night a little angel came pumping on the floor⁶ con ese grito rebelde de Billy Idol y tus palabras como coro redentor en mis oídos.

Más palabras, conversaciones, amor, besos, caricias, abrazos, botellas vacías, cuerpos desnudos y… Canuto, maldita sea, ¡lárgate a fumar esa mierda a otra parte! Ese jodido perro no va a ser feliz hasta que los pulmones le exploten por tanto humo plom, plom, plom…. Continuemos. Espalda, boca, pecho, entrepierna, besos, gemidos, manos tocando zonas prohibidas, gritos, placer… ¡Esto es vida, babe! Me hiciste mucha falta, ahora soy feliz de tenerte de nuevo a mi lado.

Esto acá no termina. Quizá algún día el whiskey me traiga de regreso a escribir lo que ha sido o fue nuestra historia. Estoy seguro de que soy capaz de perpetuarla eternamente en tu corazón. ¿Apostamos unos besos?

Ahora acá tengo vodka, relajantes musculares, un revólver, mucho LSD y música depresiva de fondo. Nos vemos en urgencias. Feliz navidad.


Traducciones:

¹ Ámame dos veces, nena, ámame dos veces hoy.

² El show debe continuar, el show debe continuar.

³ Y si entonces quieres amarme, no te abstengas, cariño.

⁴ Brillantes son las estrellas que se iluminan, oscuro es el cielo, sé que este amor mío nunca morirá.

⁵ Necesito una mujer que sostenga mi mano, que no me diga mentiras y me haga un hombre feliz.

⁶ La pasada noche vino una pequeña bailarina danzando a mi puerta, anoche un pequeño ángel vino tocando en el piso.


A continuación una pequeña lista de reproducción con las canciones de las que hice mención arriba:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s