12 resoluciones para este nuevo año

“Recuerda siempre que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa”

Tal como me lo planteaba en mi anterior post sobre los propósitos que tengo para este 2015, he decidido escribir lo que serán mis resoluciones de año nuevo como forma de permitirme la posibilidad de venir a evaluarlas y hacerles seguimiento eventualmente. A continuación detallaré las que a mi criterio son las más importantes para lo que serán los planes que me tracé a futuro.

  1.  Permitirme cometer algunos errores.

No es que simplemente quiera equivocarme, pero sin duda que es mucho lo que uno puede aprender de los tropiezos; teniendo claro que cada obstáculo plantea una resolución firme al problema que representa, abordaré todo inconveniente como una forma de adquirir experiencia vital para darle cara al futuro.

Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”

  1.  Tomar más riesgos.

Para nada pienso en querer una existencia monótona y por eso planteo emprender más aventuras este año que viene; la mayor parte del tiempo me detengo a pensar en las consecuencias que desencadenaría decidirme por actuar sin miedo a equivocarme y termino por perderme de experiencias que seguramente podrían llevarme a vivir la vida de otro modo. En adelante a pensar menos en las consecuencias y dar el paso antes de que la razón concluya que tengo posibilidades de estrellarme con la realidad.

“Aquél que no es lo suficientemente valiente como para tomar riesgos no logrará nada en la vida”

  1.  Romper las reglas.

Todos los seres humanos vivimos sometidos a tener que cumplir con normas que establece la sociedad. Está bien que estas sirvan como mecanismo de control para mejorar nuestras condiciones de vida, pero sencillamente hay algunos reglamentos que nos alteran, atan y nos someten a la desesperación; son justo esos controles los que me planteo alterar para abrir los ojos a nuevas posibilidades. ¡A quebrantar esquemas este nuevo año!

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana”

  1.  Leer no menos de 6 libros este año.

Me parece que todos tenemos claro que el hábito de la lectura lo único que hace es aportarnos beneficios como enriquecer el vocabulario, aumentar la concentración, entrenar el cerebro, mejora la memoria y nos conecta con mundos que sólo son posibles en nuestra imaginación. Esta debería ser una resolución de todas y cada una de las personas, pues es una fuente inagotable de conocimiento, es conectarnos con nosotros mismos en un espacio en que aprendemos a refrescar la mente. En adelante, un poco menos de televisión y mucho más tiempo para leer libros sobre temas de mi interés.

“Amar la lectura es trocar horas de hastío por horas de inefable y deliciosa compañía”

  1.  Diseñar una rutina de ejercicios de acuerdo a mi tiempo disponible.

Partiendo de que en la actualidad una gran porción de personas son sedentarias, he decidido no hacer parte de esas estadísticas diseñando un plan de entrenamiento flexible de acuerdo a mis espacios libres, pues entiendo que también tendré otro tipo de ocupaciones que eventualmente podrán distanciarme de este propósito. Por mi bienestar mental y físico, que el ejercicio sea una constante en este año.

“Cuida de tu cuerpo con inquebrantable fidelidad”

Para quienes no la conocen, esta es mi letra. Escribiendo mis nuevas resoluciones…

A post shared by Alejo Bohórquez (@alteralejo) on

  1.  Escribir sobre cualquier tema por lo menos una vez al mes.

La mejor forma de aprender a escribir, es justamente escribiendo, intentando abordar toda clase de temas sin temor a no llenar las expectativas, insistiendo ante el error y dejando que las ideas fluyan entre palabras; siempre he tenido inconvenientes con la constancia y la escritura no ha sido ajena a esto, pues tengo la costumbre de empezar cosas y dejarlas a mitad de camino, o simplemente por pereza, ni siquiera iniciarlas. Ya es suficiente de todo eso, así que este año que llega, seguramente podrán leerme un poco más que de costumbre.

“La gota abre la piedra, no por su fuerza sino por su constancia”

  1.  Convertirme en un devorador de peliculas.

Definitivamente no he sabido de ningún tema que no haya sido abordado por el séptimo arte y me complace que este sea un medio para resolver diferentes enigmas de la vida. El cine inspira y se convierte en un medio increíblemente útil para reflexionar y analizar todos nuestros miedos o temores desde otras perspectivas, las de los personajes que se desenvuelven en medio de la trama. Nunca son suficientes películas si el propósito es la catársis, experimentar diferentes sensaciones, relajarse, motivarse e incluso reir o llorar. Si hay algo a lo que quisiera volverme adicto en adelante, es precisamente a fantasear tras cada filme. Bienvenidas todas sus recomendaciones.

“Lo bueno del cine es que durante dos horas los problemas son de otros”

  1.  Conocer lugares nunca antes visitados.

Viajar es una de las actividades más placenteras de la vida, por esto hace parte de este listado en el que planteo algunos cambios para hacer más emocionante mi vida. Todos los seres humanos en algún momento llegamos a esta etapa de exploración en la que deseamos aventurarnos a conocer nuevos lugares, nuevas culturas y experiencias para abrir la mente y conocer más allá de las fronteras; puesto que viajar de alguna forma también permite explorar la creatividad, para este año he decidido embarcarme hacia cualquier destino en el que sea posible vivir una experiencia sin lujos, pero exageradamente divertida. Si alguno me quisiera acompañar, bienvenido.

“El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página”

  1.  Iniciar clases de batería.

¿Para qué son los talentos, sino para explotarlos? Pues bien, en anteriores ocasiones que he tenido las baquetas en mis manos y mis pies en los pedales, no me ha ido tan mal, lo que me hace pensar que cuento con las aptitudes necesarias para explotar el ritmo con este instrumento. Entre otras cosas, ya tengo título de ‘baterista de escritorio’ y cuento con la capacidad de ejecutar movimientos al compás de la música de fondo, por lo que siento esa curiosidad por explorar este nuevo año todas esas capacidades y descargarlas con el bombo, los platillos y redoblantes.

“El mayor pecado de todos los pecados es recibir un don y no cultivarlo para que crezca, ya que el talento es un regalo divino”

  1. Mejorar mis ‘habilidades’ para el baile.

A pesar de haber nacido en una ciudad cuna de grandes exponentes del baile de la salsa, el mismo lugar donde se danza a 45 revoluciones por minuto en las discotecas, eso de moverme al ritmo de la música tropical nunca ha sido lo mío y es esta la razón de que sea algo tieso en estos asuntos. Supongo que nunca es tarde para iniciarse y aunque no soy un completo desastre, necesito de mucha más práctica para pulir cada paso que doy cuando de saltar a las pistas se trata. Pues no sé, si alguna chica se quiere arriesgar a ayudarme a ensayar un poco, la acogeré con mucho gusto para esta determinación de dejar de ser un bailarín amótrico.

“Hay atajos para la felicidad, y el baile es uno de ellos”

  1. Terminar lo que comienzo.

Vuelve y juega con la inconstancia. Por años he tenido esa mala costumbre de no culminar muchos de mis proyectos, otros cuantos simplemente fueron aplazados o reemplazados por otros que a la final también terminé posponiendo. Sin duda alguna ya fue suficiente de eso, pues esto nunca me ha permitido fijar horizontes claros y a la larga me he visto enfrascado en el recurrente problema de no saber qué hacer. Nuevo año, nuevos propósitos, otra oportunidad de emprender planes cero kilómetros. Ahí vamos.

“La constancia es la virtud por la que todas las cosas dan su fruto”

  1. No rendirme si fracaso en cualquiera de mis propósitos.

Es apenas normal que por uno u otro motivo ocasional, no logremos culminar todos los objetivos propuestos, pero el triunfo no está en no haberse caído nunca, sino en aprender a levantarse tras cada tropiezo y como buen terco que soy, en adelante estaré dispuesto a ponerme de pie siempre que sea necesario.

“Considera las contrariedades como un ejercicio”

Inicia otro año, una oportunidad de presionar el botón de reinicio y hacer las cosas de una forma diferente, de hacer las paces con el pasado y apostar por el futuro. Por lo pronto me iré a recibir esta nueva ocasión de cambiar. ¡Feliz y próspero 2015!

Soundtrack de este momento de mi vida:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s