Sobre cómo rehabilitar un borrachín

Recientemente y de regreso a lugares en los que el destino me situó en años pasados, me puse a pensar en aquellas locuras que uno hace en su juventud y se me vino a la mente una que aún hoy en día, me provoca risa y me hace sentir algo culpable. No me juzguen, ¿o acaso ustedes no se burlaron de otra persona en algún momento de sus vidas?

Seguramente la mayoría podrá entender que hay situaciones en las que se hace exageradamente irresistible jugarle una broma a los demás y fue esto lo que sucedió hace algunos años que estaba de vacaciones en la ciudad de Bucaramanga; aquella noche me encontraba con otras tres personas a quienes a partir de este momento llamaré Periquito, Juanete y el Buñuelo para efectos de no comprometerlos.

Por aquellos días para nosotros era habitual salir a patrullar por la ciudad buscando plan para trasnochar y pasar el tiempo en cualquier actividad que prometiera alejarnos de la monotonía de apartamento en el cual vivíamos, por esto fue que cierta noche salimos a seguirle el rastro a un vendedor de algo que en esta zona del país se conoce como hallacas, un envuelto de maíz típico venezolano, el único plato decente y económico que nos podíamos costear en esa ocasión. El plan era calmar el hambre y después ver con qué nos sorprendía la noche.

Nos desplazábamos en el carro de Juanete por una calle larga y medianamente iluminada a eso de la 1 am cuando a lo lejos divisé a un borracho que caminaba tambaleándose, dando pasos casi que por inercia:

Mirá ese borracho que va en la esquina -les dije.

A lo que el Buñuelo respondió inmediatamente:

¡Vamos a pegarle un susto!

Ahora me da cierta pena aceptar que en ese momento no fui de quienes se opuso a esa idea. Bueno, de hecho ninguno tan siquiera lo sugirió. La noche estaba aburrida y la idea no caía mal del todo.

Arrancá rápido y le frenás en seco al ladosugirió el Buñuelo.

Juanete hizo el trayecto velozmente y frenó a fondo para que el sonido de las llantas contra el asfalto llamara la atención de aquel personaje.

Inmediatamente después el Buñuelo se bajó del carro y se mandó la mano a una especie de carriel que llevaba en la parte delantera diciendo:

¡Te me perdés ya mismo de aquí que somos las Águilas Oscuras y a esta hora no está permitido transitar en ese estado por las calles!

El borracho horrorizado por lo que imaginaba que podría sucederle, accedió de inmediato a marcharse para su casa repitiendo con voz temblorosa –Sí, sí, sí, ya mismo me voy, pero no me vayan a hacer nada, por favor.

Al regresar el Buñuelo al carro, Periquito sugirió a Juanete acelerar y arrancar el carro quemando llanta para nuevamente detenernos de golpe junto al personaje que a duras penas podía correr, no sabemos si de la borrachera, del susto o ambas.

Juanete, arrancá rápido y frenás en seco al lado del borracho.

Justo en el momento en que el carro se detuvo, el Buñuelo se asomó por la ventana e insistió con su petición:

¡Te me vas ya mismo para la casa! No te queremos volver a ver por acá en ese estado.

Juanete nuevamente aceleró manteniendo estático el carro con el freno de mano para que quemara las llantas durante el arranque y que aquel personaje apurara el tambaleo hasta su casa.

Muchas cuadras después y ahogados por la risa que nos produjo la escena, recapacitamos sobre lo ocurrido y decidimos mejor regresar al apartamento, habíamos tenido ya suficientes emociones esa noche.

No me siento para nada orgulloso de lo que hicimos en aquella ocasión, pues la situación de alguna forma pudo llegar a ser diferente, pero como todas de esas anécdotas de juventud, se van a quedar haciendo parte de esos recuerdos que a lo mejor en un futuro mencionaremos entre nuestras conversaciones de vejez y reiremos una vez más como el día en que todo ocurrió.

Bueno, no es por nada, pero creo que bien podrían abonarnos haber rehabilitado a aquel personaje, pues luego del susto de esa noche, estoy seguro de que no le debieron quedar ganas de volver a emborracharse.

¿Y ustedes qué fue lo más loco que hicieron en su juventud?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s