Tinta, cafeína y rock n’ roll

Así fue como consumimos las botellas, mientras hablábamos de lo que sería nuestro encuentro la próxima vez que al destino le diera la jodida gana de volver a juntarnos. Te escuchaba y escribía casi al tiempo en que pasaba los tragos de aquella botella de Jägermeister que compramos en ese viaje que hicimos por Europa; digitaba y recordaba el memorable instante en que nuestras bocas se rozaron por primera vez y no apartaba de mi cabeza ese Love me two times, baby, love me twice today¹ de Morrison, mientras pensaba que mis días en aquel entonces tenían el sabor de la dulce melaza de tus labios, el herbáceo sabor de cada copa de esta botella y los recuerdos de todos los momentos juntos allí bajo las palmas que fueron cómplices de esa magia que entre los dos fluyó.

Sigue leyendo

Anuncios

Maldito cigarrillo

Escrito el 5 de mayo de 2010 en un momento de preocupación ante la adicción de cierta chica por el cigarrillo y el paso a un segundo plano de nuestro intento de relación. Nota rescatada de otro montón que se esconden entre mis publicaciones en Facebook.


¿Por qué no apagas el cigarrillo? Tanto humo no me deja ver tu cara y para mí sería más que un agobiante castigo tener que privarme de tu fastuosa belleza. Tu perfume ya no es lo mismo cuando se confunde entre la bruma que expide tu boca y tu piel evidentemente ha dejado de ser tan tersa desde que tus poros respiran nicotina.

Sigue leyendo