Sobre cómo rehabilitar un borrachín

Recientemente y de regreso a lugares en los que el destino me situó en años pasados, me puse a pensar en aquellas locuras que uno hace en su juventud y se me vino a la mente una que aún hoy en día, me provoca risa y me hace sentir algo culpable. No me juzguen, ¿o acaso ustedes no se burlaron de otra persona en algún momento de sus vidas?

Seguramente la mayoría podrá entender que hay situaciones en las que se hace exageradamente irresistible jugarle una broma a los demás y fue esto lo que sucedió hace algunos años que estaba de vacaciones en la ciudad de Bucaramanga; aquella noche me encontraba con otras tres personas a quienes a partir de este momento llamaré Periquito, Juanete y el Buñuelo para efectos de no comprometerlos.

Sigue leyendo

Anuncios